TU ANGELITO NO SE VA A AHOGAR CON SU PROPIO VOMITO POR DORMIR BOCA ARRIBA.

Una de las razones principales por las que muchas mamis temen echar a su recién nacido boca arriba, especialmente aquellas que tienen bebés con reflujo, es la idea de que si vomita, su bebé podría ahogarse en su propio vomito. Muchas mamis incluso nos cuentan que a ellas les sucedió y fueron testigos de esto y el gran susto que esto significó. Sin embargo está comprobado que el riesgo de “aspirar” el vomito (que éste ingrese a la traquea y tape la entrada de aire hasta provocar la muerte) no aumenta en esta posición (boca arriba) y que más bien, es más difícil aspirar el vomito en esta posición que inclusive boca abajo. La foto de arriba del post explica por que. Como pueden ver, cuando un bebé está echado boca arriba, la tráquea se encuentra ENCIMA del esófago, por tanto, si el bebé vomita la misma fuerza de la gravedad dificulta que este vomito ingrese a la tráquea y se ahogue. Por otro lado, al echarse boca abajo es más fácil incluso que el vomito ingrese a la tráquea que en este caso se encuentra DEBAJO del esófago.

  • Desde inicios de la campania “Back to Sleep” en los noventa en EEUU, la incidencia de SMSL ha declinado en más de 50%. De 70% de hogares que echaban a sus infantes a dormir boca abajo, hoy sólo el 20% lo hace. Si realmente fuera tan peligroso que los bebés duerman boca arriba debido al riesgo de asfixia, veríamos que con este 50% más de bebés durmiendo boca arriba los casos de muertes accidentales por este motivo habrían ascendido, y sin embargo esto NO HA OCURRIDO. Es normal que nuestros bebés a veces se atoren o se active su reflejo de arcadas… son reflejos protectores normales, pero esto no significa que se estén ahogando.
  • Por último, pienso lo siguiente. Parte de las recomendaciones durante los primeros meses de vida es que el infante duerma en nuestro cuarto (aunque no en nuestra cama). Recuerda que la muerte súbita es silenciosa. Ahogarse o atorarse no. Por último si estás al lado de tu bebé y este se atora con un “chancho” lo puedes escuchar y asistir (aunque repito, es muy difícil que un bebé muera por atorarse con su chanchito), mientras que echarlo boca abajo es comprobadamente peligroso con muchas muertes comprobadamente atribuibles a esto. Entonces… pienso yo, es mejor optar por aquello que conocemos que REALMENTE supone un riesgo, que aquellos riesgos que pensamos pueden ocurrir pero no se ven sustentados en la realidad.

De paso y ya que tocamos el tema del reflujo quisiera agregar que TAMPOCO se recomienda que los bebés (incluso aquellos con reflujo) duerman en inclinación. Para empezar no está comprobado que elevar la posición de la cabeza ayude mucho. Sí se ha observado en algunos estudios que la posición de echarse de lado izquierdo puede aliviar los síntomas, sin embargo, la North American Society for Pediatric Gastroenterology, Hepatology and Nutrition concuerda con la Asociacion Americana de Pediatría en que “el riesgo de SMSL es mayor que cualquier beneficio que echarse en posición prona (boca abajo) o de costado en bebés con GER (reflujo gástrico), por lo tanto, en la mayoría de infantes desde su nacimiento hasta los 12 meses se recomienda la posición supina (boca arriba) para dormir.” Fuente: http://pediatrics.aappublications.org/content/pediatrics/early/2016/10/20/peds.2016-2940.full.pdf

  • De paso no se recomienda que ningún bebé duerma con algún grado de inclinación (ya sea en la cuna o en un columpio, o en el car seat) ya que se incurre en riesgo de asfixia posicional. Es decir la misma posición del cuello del bebé le dificulta la oxigenación y puede llevar a ahogarse.

Sigamos informando y educando! Compartan este post para que nuestros Angelitozzz gocen de las mejores y más seguras condiciones para dormir! Danos LIKE en @angelitozzzsleepcoaching para seguir recibiendo información acerca del SUENIO SEGURO y más!

Agregue un comentario