Cómo Tener una Vida y Cumplir con el Sueño de Tu Angelito?

 

Sabemos lo importante que son los horarios, el ambiente de sueño y las rutinas estables y consistentes para el sueño de nuestros Angelitos. La pregunta es (sobretodo cuando luego de un esfuerzo sobrehumano y consistencia de deportista olímpico le hemos enseñado a dormir finalmente bien!): Seré esclava de los horarios de mi Angelito de por vida? Seré prisionera en mi propio hogar a causa de las siestas, rutina y la hora de acostar temprano para siempre?

 

Para empezar, recuerda que cuando enseñas a dormir a tu Angelito es necesario seguir como militar el horario adecuado de siestas y acostarse ya que es VITAL durante su aprendizaje y para evitar más lágrimas y batallas antes de dormir. Esta rigidez dura aproximadamente tres semanas, que es lo que le suele tomar a nuestro Angelito aprender y perfeccionar el arte de quedarse dormido sin ayuda tanto en las noches como en las siestas. Nos quedamos en casa para las siestas y las noches durante estas tres semanas para otorgarle a nuestros Angelitos las mejores condiciones para su aprendizaje. Esto incluye por un lado la consistencia de locación, así, mientras nuestro Angelito aprende a dormir en su cuna sin ayuda, no tiene que estar preocupandose de adaptarse también a un lugar extraño para dormir ni distrayendose con novedades a su alrededor, y por otro lado la consistencia en horarios ya que sabemos que acostarlo a la hora ideal minimizará las lágrimas y batallas antes de dormir, minimizará los despertares y llantos en el medio de la noche, y disminuirá las probabilidades de que amanezca a horas terribles e inimaginables para nuestros cuerpos ya suficientemente abatidos por el estrés de la maternidad.

 

De paso, ponte la mano en el corazón: Dónde duermes mejor tú? Seguramente en tu propio cuarto, en tu propia cama, con tu almohada. Tu Angelito también.

 

Sin embargo, al terminar muchas me preguntan si pueden ser un poco más flexibles con los horarios y las siestas y la hora de acostarse, pues es cierto que a veces se sienten un poco prisioneras en sus casas. Es comprensible.

 

La respuesta es SÍ. Puedes flexibilizarte un poco pero por favor, no tires todo lo avanzado al hoyo! Siempre repito que casi al mismo nivel de importancia de saber dormir sin ayuda, se encuentra el respetar y mantener horarios apropiados para nuestros Angelitos, respetar sus siestas y su hora de acostarse, pues el cansancio generado por siestas cortas, perdidas, y/o acostarse tarde se va acumulando y luego nos pasa factura.

 

La idea entonces es entender e interiorizar que el sueño de nuestro bebé es TAN IMPORTANTE como su alimentación para su desarrollo y darle el lugar y el respeto que se merece. Al enseñarle a dormir a tu Angelito durante esas arduas y difíciles semanas diste el primer paso, es cierto, pero ahora te toca el mantenimiento. Es tan simple como pensar en una dieta: Si fuiste al doctor para que te ayude a bajar 20 kilos de sobrepeso que lehacían daño a tu salud y no te permitían vivir tu vida en condiciones óptimas, no volveras a comer igual que antes de bajarlos a penas llegues a tu objetivo. El cambio sólo se mantendrá en tanto interiorices que lo que necesitas es un nuevo estilo de vida. No tan estricto como la dieta inicial quizás, pero jamás como lo anterior.

 

Entonces, llegando al punto (por qué será que cuando me pongo a escribir siento que no termino nunca!!! Mi capacidad de síntesis es paupérrima!), lo razonable para que tu Angelito se mantenga bien descansado y tú no te sientas encerrada ni prisionera es intentar respetar el sueño de tu Angelito, siguiendo sus horarios y ofreciendo siestas de calidad (es decir no en movimiento y de un largo consistente con lo que normalmente hace) el 80 por ciento del tiempo. El 20 por ciento del tiempo restante puedes tener flexibilidad, acostarlo quizás más tarde una noche, saltar una siesta que porque no la quiso hacer en un lugar extraño o hacerla en movimiento y más corta, por ejemplo.

 

Recuerda que un bebé bien descansado va a poder lidiar con estos cambios de rutina y de sueño con mejor semblante y disposición que un bebé que ya viene acumulando cansancio y sueño.

 

Recuerda también que las siestas en coche o carro no descansan igual (aunque duren lo mismo) que una siesta sin movimiento (piensa en tu nivel de descanso cuando duermes en el carro o en el avión).

 

Entonces ahí está tu respuesta: Trata de seguir tu plan, tus rutinas y tus horarios el 80 por ciento del tiempo, protegiendo el valiosisimo sueño de tu bebé, y el 20 por ciento restante date un break de la rigidez. También te adelanto ya en mi humilde opinión que es posible que descubras que ahora que sabes lo que es gozar de largas noches de calma y descanso, tiempo libre y predecible durante el día y un bebé feliz, sonriente y descansado, ya no quieras arriesgarlo todo por no perderte algunos eventos acá y allá. Esto dependerá completamente de ti y de tu bebé. Hay bebés a quienes les va mejor saltándose una siesta acá y allá… hay otros que al saltarse una siesta se sienten tan incómodos que la tarde entera es insoportable para él (y para ti!) y decides que no vale la pena saltar siestas. Ni siquiera el 20% del tiempo!.

 

En cuanto a locación es igual. Algunos bebés se acomodarán y dormirán regio en cualquier lugar al que vayan (bajo una sombrilla en la playa, en el pack and play en el cuarto de los abuelos, en el coche a la sombra de un árbol) y otros a los que les costará más. Tu verás qué Angelito te toca y te adaptarás de acuerdo a eso.

 

QUÉ PUEDES HACER CUANDO TE SALES DEL ESQUEMA?

  • En caso de perder una siesta, acostarlo más temprano esa noche para compensar el sueño perdido.

 

  • Si vas a salir todo el día intenta por lo menos que haga bien una de las dos siestas del día. Quizás emprende tu viaje luego de la siesta de la mañana para asegurar que aunque sea duerma rico ahí.

 

  • En la medida de lo posible si saliste de viaje intenta mantener los mismos horarios que en casa y no tener al bebé despierto todas las noches hasta tarde.

 

  • Llevar tu ruido blanco y algun objeto de apego de tu bebé al lugar donde va a dormir.

 

  • Si estás en casa de alguien, empieza tu rutina a la hora de siempre y recreala lo más parecida posible a lo que haces en casa. Si necesitas acompañarlo un poco más que lo usual hazlo. Ella va a entender que está en un lugar distinto. En todo caso a penas vuelvas a tu propia casa, continúa con tus rutinas y tu manera de hacerlo dormir como siempre lo haces.

 

  • Lamentablemente resulta un poco inconveniente acostarlo a su hora pues es posible que te corte algunas actividades pero es acá donde debes preguntarte si te parece que vale la pena tener un bebé sobregirado, molesto y cansado al día siguiente (o varios días) que sacrificar algunos eventos para que tanto tu bebé como tú puedan disfrutar sus días juntos.

 

En fin, suelo decirle a mis clientes que acá yo no he inventado las reglas, jejeje. No mates al mensajero! Es una realidad que el sueño es importante para nuestros Angelitos. Es una realidad que un Angelito que no duerme bien está incómodo, cansado y mucho más fastidiado en general que uno que sí duerme. Es una realidad que sus necesidades y horarios son diferentes que los nuestros y es una realidad que nos toca a nosotros velar por su salud ya que estamos a cargo de ellos. Es una realidad que si nuestro Angelito duerme mal sus siestas o se acuesta tarde, va a empezar a llorar, a luchar contra el sueño, a levantarse de madrugada muchas veces y a querer empezar el día entre 4 y 5 am. Yo no inventé esto Señoras y Señores. Es lo que es y para evitarlo te recomiendo de corazón cuidar el sueño de tu bebé el ochenta por ciento del tiempo y decidir, de acuerdo a cómo te va en el camino, si vale la pena salirte de tu rutina el veinte restante.

 

 

Agregue un comentario